fbpx
Seleccionar página
Especial Tecnología

El propósito social tras la tecnología

Especial Tecnología

Algunas personas llaman tecnología social el uso de herramientas innovadoras y de gran utilidad para avanzar hacia un desarrollo sostenible, igualitario y que reduzca las desigualdades sociales, económicas, de género y raza, entre otros. ¿Cuán importante es hoy implementar el triple impacto en las empresas, de la mano de las tecnologías?

por Factor Liderazgo | 19 de enero 2021 

Entretenernos, sorprendernos y simplificar la vida, son algunas de las características que más valoramos y resaltamos cuando hablamos de tecnología. A veces, la asociamos con la ciencia ficción y las posibilidades de una modernidad sin límites para el desarrollo. Y en eso, dejamos de lado el rol que actualmente cumple la tecnología en este camino por hacer del mundo un lugar sostenible y con mayores oportunidades para todas y todos. 

Justamente eso es lo que buscan los “conocidos” Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU): lograr reducir las grandes desigualdades en el mundo, en todas sus formas. Y también solucionar los problemas medioambientales que afectan la calidad de vida de las personas. 

Dentro de todas las medidas que hoy se están tomando, la tecnología cumple un rol fundamental. Esto, porque en miras del desarrollo social, se ha tendido a utilizar el conocimiento existente para la creación de un sin fin de herramientas digitales y tecnológicas, como una medida para la creación de mayores oportunidades y posibilidades de  incorporación social de las personas; con todo lo que aquello implica. 

Y es la tecnología un medio importante, porque además de que su propósito es crear soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas, esto lo hace generando un ahorro importante de tiempo y dinero, en la mayoría de los casos. Esto es lo que conocemos como el triple impacto en la tecnología o en su defecto, en las empresas: modelos de negocio que buscan generar un impacto social más allá del rédito económico que puedan obtener, lo que muchas veces significa disminuir costos en servicios y sistemas de producción, puesto que la implementación de ciertas medidas sociales y medioambientales lo permiten.

Especial Tecnología

Ahora bien, según la ONU el desarrollo de la tecnología social debe contemplar los siguientes puntos: facilidad para implementar y utilizar; costos asequibles en la producción de esta tecnología; capacidad para replicarla sin complicaciones; y que su funcionamiento y sus resultados sean conocidos de antemano; entre otros puntos. 

Esto -entre otras cosas- permitiría crear las condiciones básicas para que el desarrollo tecnológico sea una herramienta realmente efectiva en cuanto a la disminución de las desigualdades sociales; permitiéndonos  avanzar en el  cumplimiento de los 17 ODS. 

Sin embargo, para que la tecnología social logre sus objetivos, las empresas y organizaciones tienen que abrirse a aquello que mencionamos como triple impacto y adaptar sus modelos de negocio, producción y servicios a un modelo de desarrollo circular y sostenible para la empresa y sociedad. Pero para esto, es necesario que las empresas y organizaciones se abran a esta nueva forma de hacer las cosas. 

Especial Tecnología

En ese sentido, sin duda que la innovación tecnológica es una oportunidad tanto para las empresas y sociedad. No sólo por la reducción de costos que puede haber en algunos casos, sino también por la reputación que pueden ganar las empresas gracias al compromiso social; valor intransable hoy en día. Mientras que la sociedad avanza a un modelo de desarrollo diferente, con las personas y el medio ambiente en el centro. 

Según un estudio elaborado por el Observatorio Empresarial contra la Pobreza OECP: “Tecnología con propósito. El impacto social de la empresa en la era digital”, se llegó a la conclusión de que, “las empresas que apuestan por fomentar un impacto social positivo del negocio consiguen asegurar la fidelización de clientes, mejorar el compromiso de los empleados, retener el talento, etc. Estos y otras muchas razones motivan a las empresas a apostar por un crecimiento más inclusivo”, según indica el estudio.  

Por otro lado, entre las conclusiones destaca la idea de que la tecnología permite mejorar los proyectos sociales, pero no debe verse como un fin en sí mismo ni como una solución final ante las desigualdades. Y porque el propósito es mejorar la calidad de vida de las personas y disminuir las brechas económicas, de género, raza, etc., es que deben ser accesibles y adaptadas a las comunidades a las que se dirigen. De otra forma no cumplirían con el propósito de origen. 

Ahora bien, para que estas tecnologías se implementen y las empresas y organizaciones avancen a un modelo de triple impacto, es necesario el compromiso social e institucional. Para que el impacto en la calidad de vida de las personas y en el cuidado del medio ambiente sea realmente efectivo. 

Últimas Notas
AllEscort