fbpx
Seleccionar página
Especial Medio Ambiente

Triple impacto: el compromiso de las empresas

Especial Medio Ambiente

Dentro de una nueva forma de hacer las cosas, las empresas ya no buscan ser las mejores del mundo, sino más bien, ser las mejores para el mundo. Algo que hoy está transformando el propósito y modelo de negocio de cientos de empresas de diferentes países.

por Factor Liderazgo | 15 de febrero 2021 

Independiente del tamaño, rubro y objetivo comercial, toda empresa y organización genera un impacto en la sociedad, para bien o para mal. Tal vez es por eso que muchas empresas han visto como su reputación se desvanece, llegando a perder la licencia social para operar. Y es que en la época de la información, la conectividad y la creciente preocupación por el bienestar social y medio ambiental, los focos están puestos en todas aquellas acciones que pueden mejorar la calidad de vida de las personas, de la misma manera que aquellas que pueden empeorarla. 

Por lo tanto, cuando se habla de responsabilidad social empresaria, puede pensarse desde el compromiso con las y los trabajadores de la organización, en crear un ambiente laboral estable, de crecimiento y donde las personas siempre estén en el centro. Pero también, se puede ir un paso más allá y modificar todo un modelo de negocios en pos de aquella responsabilidad.  

Esto, porque se es consciente del impacto que la organización tiene en su entorno. Por lo tanto, el propósito organizacional y el modelo de negocios se vuelcan hacia lo que conocemos como triple impacto: social, medioambiental y financiero.

Especial Medio Ambiente

Sin duda esto está muy relacionado con la sostenibilidad, ya que generar un triple impacto permite que la empresa y organización se sostenga a lo largo del tiempo, puesto que económicamente es viable y produce ganancias; socialmente es validada; a la vez que contribuye a respetar y cuidar el medio ambiente. Muy por el contrario, las empresas que no son conscientes de esto y no vuelcan su cultura organizacional y modelo de negocio al impacto que pueden producir, tienden a reducir su permanencia. 

Ahora bien, el triple impacto de las empresas no se plantea como una norma obligatoria que debe ser asumida por todas. Pero si es parte de esta  nueva forma de hacer las cosas que hoy la ciudadanía exige, desde el empoderamiento y conciencia de que para seguir habitando el planeta, es necesario cambiar nuestra forma de relacionarnos, tanto con el medio ambiente como con las personas. 

Y en esa línea, ¿qué sentido tiene que una empresa genere ganancias económicas mientras agota los recursos naturales? Porque al final, el descuido medioambiental permea la existencia del medio y las personas. 

Una nueva economía, verde, se plantea como una que confirme el compromiso de las empresas y organizaciones a implementar nuevas formas de producción y actividad, que generen ganancias monetarias, pero también que aporten al bienestar de las personas, las comunidades y el medio ambiente, aportando un valor integral real. Por lo tanto, en las empresas de triple impacto, las ganancias no se miden sólo desde lo económico.

Especial Medio Ambiente

Ahora bien, para promover aquellos cambios al interior de las empresas y organizaciones, se requiere de líderes que comprendan la necesidad de estar en permanente diálogo y conexión con la ciudadanía, con sus demandas y necesidades. Esto, posibilita mantener la licencia social para que las organizaciones y empresas puedan mantenerse y seguir produciendo aquel valor financiero, medioambiental y social que requieren los nuevos tiempos.

Últimas Notas
AllEscort