fbpx
Seleccionar página
Edificios que ahorran energía ¿cómo es eso?

Edificios que ahorran energía ¿cómo es eso?

por Factor Liderazgo | 13 de Octubre 2020 

 

Cuando hablamos de medio ambiente, tendemos a volcar la mirada a fábricas y sistemas de producción altamente contaminantes. Sin embargo, y pese a que muchas personas no lo saben, los edificios son los principales contribuyentes a la emisión de dióxido de carbono, representando aproximadamente el 40% de la emisión mundial de CO2, según datos entregados por la Organización de las Naciones Unidas. 

Y si bien está situación podría empeorar por el desarrollo acelerado de varios países como Brasil, China e India; la tendencia por construir edificios inteligentes va en aumento. Si bien hace varios años existe el desarrollo de este tipo de proyectos, la intensidad actual  con la que se exige cuidar al medio ambiente, ha obligado a poner en el centro de la discusión empresarial la construcción de smart buildings. 

Estos, son inteligentes precisamente porque generan un impacto menor en el medio ambiente, reducen los costos operacionales a través de las tecnologías que permiten una óptima utilización de los recursos y a la vez, mejoran la calidad de vida de las personas gracias a la automatización. 

Algo que resalta en este tipo de proyectos, es que las instalaciones eléctricas, de seguridad, administración de energías e informática, entre otras, se realizan de forma integrada y eficiente. 

Sostenibilidad

Por otro lado, la inteligencia de estos edificios, o más bien de estos proyectos, es que aseguran eficiencia mediante energías y combustibles renovables, lo que es más rentable. Ahora bien, la inteligencia depende de la disponibilidad de la energía, por lo que es necesario contar con energía de respaldo para evitar cualquier tipo de falla que pueda afectar la funcionalidad y la rentabilidad de estos proyectos. 

Según un diagnóstico de oportunidades para el desarrollo de edificios inteligentes en Chile (2015),  el desempeño energético de estos proyectos, se ha transformado en una nueva herramienta de valoración de activos. En la misma línea, un estudio del Consejo Americano para una Economía Eficiente de Energía, proyectó que “los edificios comerciales podrían ahorrar hasta $60 mil millones de dólares si las inversiones en eficiencia energética se incrementaran en solo 1-4%”. 

Además de sustentables y bajos en emisión de CO2 y aguas servidas, los Smart Buildings permiten manejar de mejor forma la gestión del inmueble, reduce los costos de mantenimiento, es más económico para el cliente, tienen una mayor vida útil y algo escaso en estos tiempos, le permite aumentar la reputación a la compañía.

Si bien la tendencia de implementar edificios inteligentes va en aumento en América Latina y el Caribe, hasta la fecha en Chile no son muchos los proyectos inmobiliarios los que siguen esta línea. 

Sin embargo, si los hay. Uno de esos es la Torre Titanium; el rascacielos ubicado entre las comunas Vitacura, Providencia y Las Condes. Este cuenta con una tecnología eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Sus muros permiten la entrada de luz natural, minimizan la radiación solar y climatizan de forma independiente los sectores según las diferentes necesidades. Eso, sumado a otras características que permiten situar este rascacielos en la categoría de Smart Building.

Otro de los edificios inteligentes ubicados en Chile, es Beauchef Poniente; el proyecto de edificación educacional de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Entre sus características, destaca la capacidad de ahorro energético (39%), los monitoreos de niveles de CO2, la implementación de sistemas de control lumínico y térmico y la reducción de un  45% en el consumo de agua potable. 

sostenibilidad
Sostenibilidad

Mi Parque: iniciativas que transforman espacios

Mi Parque: iniciativas que transforman espacios

por Factor Liderazgo | 24 septiembre 2020

 

Son muchas las personas que no están cómodas en sus barrios, no sienten que pueden habitar aquellos espacios comunes e inevitablemente terminan alejándose. Frente a esta realidad la Fundación Mi Parque decidió intervenir: “soñamos con un país donde todos se sientan orgullosos de sus barrios.”  Y así, es que desde el 2007 un grupo de arquitectos ha trabajado para mejorar la calidad de vida de las personas, haciéndolas parte de un proceso de diseño, construcción y creación de áreas verdes para la comunidad. 

En 13 años la Fundación ha construído 343 proyectos, beneficiando a 949.810 personas a lo largo de todo Chile. Ya que son 16 regiones del país en las que Mi Parque ha logrado intervenir y transformar barrios en áreas de recreación y comunidad.

Según detalla la Fundación, cada proyecto es financiado por una empresa que se vincula directamente con la comunidad beneficiada a través de un proceso de voluntariado. Aquella característica, de participación colaborativa entre voluntarios, la comunidad que habita los espacios a intervenir y la Fundación, han marcado un precedente y liderazgo en cuanto a trabajo organizacional ligado a territorios.

Fundación Mi Parque

 

El tema de la vivienda y los problemas habitacionales que enfrenta una gran cantidad de personas en Chile, no es nuevo. Incluso, podría ser considerado como una falencia histórica en el desarrollo del país. Es por esto que distintas organizaciones sociales  se han hecho cargo de aquella problemática y han elaborado diferentes estrategias para -en algunos casos- parchar la falta de políticas públicas orientadas a la vivienda y en otros, intervenir directamente los espacios de forma duradera. 

Ese es el caso de Mi Parque, fundación orientada a darle una “mayor dignidad a las personas”  a través de la creación de áreas verdes y de recreación en sus barrios. Espacios que luego quedan a cargo de la Municipalidad correspondiente, pensando en la mantención de aquellos lugares. 

Junto a otras organizaciones, Fundación Mi Parque se ha instalado como un líder de opinión en debates sobre urbanismo, sostenibilidad y la construcción de una ciudad inclusiva y sobre todo, digna. De esa forma el equipo de la fundación, compuesto por un directorio de siete personas, donde destacan sus fundadores Julio Poblete y Martín Andrade. Acompañados por un gran grupo de profesionales y voluntarios, quienes han participado en diferentes instancias de discusión de políticas públicas relacionadas a la vivienda e inequidad en el desarrollo de las  ciudades.

Una alianza entre el sector público, la sociedad civil y el sector privado es lo que le ha garantizado el éxito a la Fundación. El 2016 Mi Parque ganó dos reconocimientos en los Premios Latinoamérica Verde: la organización obtuvo el lugar 100 en la categoría “Gestión Urbana, Producción y Consumo Responsable” y el número 179 en la categoría “Desarrollo Humano, Inclusión Social y Reducción de Desigualdad”. Un dato importante, eran más de 1.400 las instituciones que estaban en la lista.

AllEscort