fbpx
Seleccionar página
Agentes de Cambio

El método de Lucas Chávez-Alcorta para liderar equipos

Agentes de Cambio

“La confianza se genera en la apertura, en la empatía. En ponerte en los zapatos del otro, entender a la otra persona”, dice Lucas Chávez-Alcorta, Gerente de Marketing Falabella Colombia en conversación con Factor Liderazgo.

por Valentina Rey | 29 de octubre 2020

 

Lucas Chávez-Alcorta es un referente en su rubro, pero sobre todo, un líder innato que ha destacado por su creatividad y capacidad humana para liderar equipos de trabajo. Es todo un desafío entrevistarlo, porque evitar repetir preguntas o querer conseguir una primicia se vuelve todo un anhelo. El que se complica cuando el entrevistado genuinamente responde: “me preguntaron eso el otro día y…”  

Y es que todos queremos saber dónde se ve en diez años más el joven Gerente de Marketing Falabella Colombia, sobre todo porque su éxito aumenta cada día. ¿Qué hacemos entonces? ¿Lucas, si fueras tú el periodista, qué te preguntarías? ¿Qué sería interesante saber de ti? 

“Sobre los errores. Qué errores se han cometido y sobre arrepentimientos”, para Chávez-Alcorta los errores son aprendizaje y generalmente en las entrevistas nadie pregunta por eso. Como tampoco por los miedos.

De Perú y Latinoamérica, al mundo. 

Persiguiendo su carrera profesional, Lucas dejó Perú, su país natal, desde  muy joven para asumir nuevos desafíos en Chile y luego en Colombia, país en el que vive y trabaja hace 10 años. Lugar del que habla con cariño y admiración, principalmente por su resiliencia. 

“A través de su expresión artística y cultural Colombia ha salido a flote, es un caso de éxito excepcional. Como gracias a la cultura popular supo entrar a la cultura de países totalmente inhóspitos con una Shakira, un J Balvin, una locura”,  menciona Chávez-Alcorta.  

Y no es casual que sea la cultura, el arte y la pasión del país caribeño lo que destaque Lucas, ya que justamente su trabajo y éxito se debe, en gran medida, a la creatividad con la que asume cada desafío profesional. Creatividad que, según los comentarios que ha recibido desde que era pequeño, se relaciona con su pasión, determinación, perseverancia y ganas de hacer cosas diferentes, “buscar la manera de hacer las cosas distintas, ni típica ni común”, dice. Tal vez por eso Colombia ha sido un país que le ha permitido potenciar su talento e ideas. 

“Siempre he sido una persona muy curiosa y que además ha intentado desafiar el status quo, y creo que eso es parte de cultivar la creatividad”, cuenta Lucas. 

Pero, ¿se hace o se nace creativo? Para Chávez-Alcorta es una mezcla, aunque para él lo que más lo motiva a trabajar desde lo creativo son los efectos que puede producir en un otro. “Constantemente estamos creando y el mundo de las ideas es super poderoso y ¿por qué es poderoso? ¿por qué moviliza la creatividad? (…) por toda la inspiración que tú puedes transmitirle a las personas”,  manifiesta Lucas, a quien le importa   “tocar la fibra, el corazón”. 

Y en la línea de hacer sentir, de provocar algo en otro, Lucas destaca como líder no solo por su creatividad y extenso curriculum profesional y gran trayectoria académica, sino más bien por lo que genera en sus pares. 

“Cuando uno proyecta la pasión, el amor con que uno hace las cosas, sirve mucho de referente, y yo creo que eso ayuda también a cultivar la creatividad, no solo buscar la inspiración por todos lados, sino también ser fuente de inspiración”, dice. 

Ahora bien, ¿qué es ser un buen líder para Lucas Chávez-Alcorta? Revisa lo que nos dijo acá: 

Un buen líder te hace brillar

por Lucas Chávez-Alcorta

Pero el liderazgo es un arma de doble filo y no todos quienes se posicionan como referentes ejercen su rol desde la responsabilidad ética, profesional y personal. Sin embargo, Lucas lo tiene claro: “hay algo de lo que un líder se debe alejar y  es de ciertos estándares de autoridad y poder que realmente pueden generar ceguera”Para el peruano, expatriado como se define él, la humildad es fundamental, pero más aún la apertura de quienes están a cargo de equipos de trabajo, más allá de si logran posicionarse como líderes. 

En ese sentido, pareciera ser que quienes destacan son las personas que logran combinar dos elementos fundamentales: conocimientos del rubro y psicología. Para Chávez-Alcorta este último elemento es lo prioritario, porque los equipos se conforman por personas y por ende, quien  lidera requiere de un nivel  importante de entendimiento y capacidad para escuchar. 

Para la cabeza creativa de Falabella Colombia, es fundamental “entender que cada persona es un mundo y si estás en esa posición (de liderazgo) tienes una responsabilidad tremenda con la otra persona. Así sea si estás manejando equipos de dos personas o un equipo tremendo”. 

Una nueva forma de hacer las cosas

La necesidad de hacer las cosas de una forma distinta, no solo en Chile y Colombia, sino más bien en todo el mundo, se ha instalado como una exigencia de las diferentes sociedades. Sin embargo, para Lucas esta “nueva forma” tiene que hacerse porque es lo correcto, no únicamente porque sea una demanda, sino pierde lo auténtico. 

Y para que sea real y verdadero, los equipos necesitan nutrirse de distintas realidades y opiniones. En ese sentido, uno de los valores más grandes para Lucas es la diversidad en las personas que conforman los grupos y equipos de trabajo: 

“Si contratas a gente de distintas edades, razas, creencias, orientaciones sexuales, estás abriendo tu cabeza a entender las distintas realidades que no están en tu burbuja y te hacen sentir incómodo. Y al hacerte sentir incómodo te va a hacer reaccionar ,para que puedas empatizar más con la otra persona” dice.

Ahora bien, esta nueva forma de hacer las cosas ha sido indudablemente tocada por el efecto pandemia, lo que ha modificado radicalmente la cotidianidad de todas las personas y por ende, nos ha obligado a realizar nuevas cosas. Pero a pesar de que ha sido un  cambio obligado, no deja de ser positivo en algunos aspectos. 

A esta altura es innecesario remarcar el optimismo con el que Lucas Chávez-Alcorta enfrenta los desafíos. Optimismo que le permite ver como un valor, pese al reto que ha sido mantener la motivación de su equipo con todas las dificultades que implica una pandemia de estas proporciones, el volver a acercarse a la familia, a la pareja, a las mascotas. 

“Ha sido una buena oportunidad de reencontrarnos con las personas con las que vivimos” dice, pensando en que el contexto  ha permitido entender de otra forma el trabajo y las preocupaciones de nuestros más cercanos, pero que muchas veces pasamos por alto o dejamos fuera de la casa. 

Y pese que a veces se asoman en las reuniones virtuales las mascotas, hijos, familiares y espacios de las casas, a Lucas le parece “espectacular (…) Estoy feliz de que todos (en su equipo) hayamos conocido esa parte de la casa, porque también refleja que somos auténticos cuando estábamos en la oficina y ahora en la casa. Somos las mismas personas”, padres, madres, parejas, hermanos, etc. 

¿Dónde veremos a Lucas en diez años más?

Por ahora no hay proyecciones tan lejanas y personales. Y no porque no se planifique, sino más bien porque como menciona: “me gusta perseguir mis sueños, pero  soy una persona que vive demasiado el momento, mucho el hoy. Estoy muy presente con lo que pasa ahora y ver de qué manera puedo manejar lo que está pasando (…) El sentir de vivir el presente es lo que me hace más pleno”.  

Aún así, está seguro que si  tuviera que proyectarse en un futuro cercano, sería en algo relacionado con sus sueños y los gustos que de pequeño ha tenido: la música, viajar y bailar, entre otras cosas. Ahora bien, en su lista de sueños cumplidos, la mayoría han sido realizados, algo que por cierto agradece bastante porque para él tiene que ver “con esos sueños de infancia y con cuan real eres”. 

Justamente porque le importa el niño que fue y que lleva dentro, es que le gustaría hacer un libro “sobre cómo estar conectado con esas frustraciones y sueños del pasado. Creo que es más grande el porcentaje de personas que tienen sueños frustrados, que sueños realizados” dice. 

 Y ¿a qué le tiene miedo Lucas? A ser mal interpretado, a que lo que diga no se entienda por sus pares, su equipo, familia y gente que lo escucha. Pero sobre todo, a la repercusión de las redes sociales, las que en segundos pueden terminar con la reputación de una persona. 

Lucas no solamente habló en exclusiva para Factor Liderazgo, también participó en el primer Conversatorio junto a un panel de líderes chilenos, donde conversaron sobre los desafíos que se instalan en este nuevo Chile. Puedes verlo acá.

Últimas Notas
AllEscort